miércoles, 16 de julio de 2014


Curiosidades del viaje a Mexico.

Como algunas ya sabéis, me fui de viaje de bodas a México. Fueron casi dos semanas maravillosas, y la verdad es que apenas tejí, porque apenas tuve tiempo.

Mi intención como ya sabéis, era llevar las agujas en el avión, pero al final me acobardé y las guardé en la maleta. Mucha gente me había dicho que no pasaba nada, había leído algunos foros en Ravelry y estaba segura de que iría bien. En los últimos días, una amiga mía que es agente de viajes y un conocido que trabajó en el aeropuerto, me metieron la duda en el cuerpo y acabé por no hacerlo ¿Qué pasó? que me aburrí como una ostra durante las 10 horas de vuelo. Menos mal que las películas fueron buenas.

Para las que no habéis ido, la Riviera Maya es una maravilla. Paisajes impresionantes, gente maravillosa y playas preciosas. Hicimos algunas excursiones y lo pasamos genial, vimos un montón de sitios y todo nos encantó. Volveremos en algún momento porque la experiencia ha sido inmejorable, así que yo os lo recomiendo totalmente.




Cuando estuvimos allí, las agujas vinieron conmigo a la playa y a la piscina en un par de ocasiones, y también vinieron a Chichen Itza, porque el viaje en autobús era larguito.

Aunque no encontré nada de lana, como os dije ayer, sí que vi algo que creo que os interesará.

Allí las hamacas son muy comunes, sobre todo en la parte interior donde hay menos ciudades y la gente vive en comunidades de casas bajas y apenas utilizan la electricidad. Duermen en las hamacas, que son más cómodas y fresquitas a causa del calor que hace durante todo el año. Al hacer las visitas, hemos ido a varias comunidades Mayas que en algunos casos viven de la artesanía, y he podido ver a varias personas haciendo hamacas.




La técnica para hacer las hamacas no parece complicada, pero sí que es muy laboriosa. Las hamacas más sencillas, según nos dijeron, pueden hacerse en un sólo día. Sin embargo, hamacas como la que estaba haciendo el hombre de arriba pueden tardar varios días en terminarse. Hemos visto auténticas preciosidades con combinaciones de colores, elaborados flecos, o diseños que colgaban por los laterales de la  hamaca. Ha sido muy interesante observar, aunque fuera brevemente, cómo se confeccionan.

Otra cosa que quería contaros es algo que vi en el aeropuerto de México cuando estábamos de vuelta. Antes de entrar en el control de equipaje de mano, bien visible, hay una vitrina de cristal que expone todas las cosas que no está permitido subir al avión. ¿Adivináis qué encontré?




Agujas de punto!!! Rectas y de doble punta, pero todas metálicas. Me habían advertido de que la seguridad en el aeropuerto de México era mucho mayor, y tampoco me atreví a llevar las agujas encima, pero cuando vi esto me arrepentí un poco. Eso sí, tuve que pararme a hacerle una foto porque me pareció bastante curioso y al menos lo dejan bien claro.

Hasta aquí mi viaje, pronto más!!!!!

5 comentarios:

  1. México siempre me ha parecido un país precioso y que me encantaría visitar. A ver si un año de estos consigo ahorrar lo suficiente...jejeje...o cuando mis hijas me dejen.
    Fíjate, a mi nunca se me hubiese ocurrido subir unas agujas al avión.
    !0 horas? qué pasada no?
    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que estés de vuelta y de que hayas disfrutado de tu luna de miel, gracias por contarnos algunas curiosidades de tus días en México! besos!

    ResponderEliminar
  3. Que absoluta maravilla!
    Bienvenida de vuelta!
    Que tengas un estupendo jueves y te mandamos un waru-besote enorme desde waruwaru.es!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y un besote enorme para vosotras!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...